HIENA QUE COME PERRO

hiena2

Una hiena de pelo blanco pero moteado, se atarragaba dando mordiscos, comiéndose, a un perro repegado en la pared ya casi en los huesos. La actitud del perro comido era de resignación, de dejar que se lo comiera la hiena. Era una actitud triste, de dejadez, de sufrimiento y de aceptación, de no quedarle otra.

La hiena dejó a ese perro ya sin vísceras y se dirigió hacia mí, con la mirada furiosa y se detuvo mostrándome sus colmillos, se hizo para atrás pero ahora no sé si para tomar impulso y lanzarse contra mí o porque vio algo en mí o conmigo que la hizo retroceder.

Una niña cae al río pero un perro lozano, fuerte, de color amarillo-café, sale en su defensa y la rodea y ladra nadando en su derrededor, protegiéndola de cocodrilos o de la hiena.

art_hiena_sz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s