SE QUIEREN ESCABECHAR A NACHO

Nacho

En la última semana de junio el diario La Jornada de Guerrero apuntó y disparó sus baterías contra el auditor general del estado, Ignacio Rendón Romero. Tres cargas difundiendo el estilo de vida del auditor, sus posesiones, Etc. El resto de la semana continuó desglosando aquella información y finalmente el jueves la Comisión de Vigilancia acordó realizar una auditoría a la Auditoría (AGE) porque hay observaciones en su cuenta pública del último cuatrimestre de 2008. La auditoría sería encargada a un despacho externo de la Cd. De México, “porque los despachos de Guerrero están en la red de complicidades del Auditor General (Dip. De la Rosa (PRD) dixit).

No ha cesado el seguimiento de La Jornada a este caso: durante más de ocho días ha estado difundiéndolo. Ahora bien, qué bueno que hay información y que se le da seguimiento. Eso está muy bien.

Pero a pesar del prestigio de La Jornada uno no puede sustraerse al sospechosismo que este asunto tiene: todo parece estar armado para perjudicar al auditor. Hay acuerdo de todos los partidos en la Comisión de Vigilancia para magnificar esta situación. Incluso, no se nos escapa que Rendón Romero llegó a ese cargo por política del exgobernador René Juárez, léase PRI; sin embargo, la diputada por ese partido, Gómez Maganda, es una de las que más atizan el fuego. ¿Será que hay un acuerdo en las altas esferas del poder en Guerrero (PRI-PRD) para cambiar de Auditor General a la mala? Esto es sospechosismo puro.

Porque de que hay inconsistencias o aparentes irregularidades en el informe financiero presentado por la Auditoría las hay. Debe haberlas. No hay ente fiscalizable que no tenga cosas que aclarar. Pero esto es normal. Las entidades gubernamentales pueden hacer lo que quieran con su presupuesto siempre y cuando la Ley se los permita. Todo estriba en eso: apegarse al marco legal para ejercer el presupuesto. Y esto es lo que se revisa y se solventa. Otra cosa es el fraude en contra del erario pero no se trata de eso en este caso.

Conozco a Ignacio Rendón Romero desde el año 2003 en que asistí a la primera reunión de la AGE con los ayuntamientos en Acapulco. Desde entonces a la fecha, casi siete años, solo avances he observado en el aspecto de definición y consolidación de la rendición de cuentas en el estado de Guerrero. Todavía no hay ningún expresidente municipal preso pero la misma ley prevé el procedimiento para ello y está fuera del alcance de la AGE.

Al interior de la AGE hay capacitación de los auditores, diversos cursos, diplomados y maestrías; se fomenta el deporte y se impulsa la equidad de género. Al exterior se capacita a los ayuntamientos, se les provee de material normativo y se facilita la presentación de las cuentas públicas.

Soy un empleado municipal del área contable que no pude terminar la carrera de contador. Lo que sé me basta para comprender que esto es político y si se ha llegado a la difamación y a la calumnia no parece ser de los más limpios (La Jornada admite que la información principal les fue filtrada, de lo que se deduce que hay factores interesados en la denostación del auditor).

No soy nadie para meter las manos al fuego por el Sr. Rendón. Por eso me congratulo de la prudencia que ha mostrado en este problema y confío en que dentro de unos meses veremos resuelto este caso con Rendón fortalecido.

JOVENES, DROGAS Y DIOS.

Fecal

De ninguna manera soy fecalista (creo que con López Obrador estaríamos mejor). Pero tampoco soy partidario de que “al perro más flaco se le carguen todas las pulgas”

Hay un desgarrar de vestiduras porque, dicen, Calderón dijo que “los jóvenes caen en las drogas porque no creen en Dios”. El Gobierno del DF hasta va a realizar una campaña contra esa especie.

http://www.jornada.unam.mx/2009/06/27/index.php?section=politica&article=003n1pol

http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2009/07/01/fustiga-aldf-declaraciones-de-calderon-sobre-las-adicciones-en-jovenes

Calderón afirmó una cosa que es obvia y que solo los ciegos no quieren ver pero lo hizo de la manera más no-inteligente. Cayó en el pecado mortal de nombrar a Dios en una sociedad que acepta que algunos sectores crean en Dios pero a los  que interiormente considera atrasados.

Porque dejando lo electoral y lo político, abstrayéndose al asunto de fondo: ¿la carencia de un principio rector de la moral puede propiciar la caída en las drogas? Es obvio que la respuesta es un contundente sí.

Claro que no es el factor determinante. Al vicio (drogas, prostitución, etc.) llevan factores sociales como la pobreza, la carencia de fuentes de empleo, la no existencia de políticas gubernamentales para dar una salida a la desesperación de las empobrecidas masas. Creo que hoy sigue vigente el principio de que “el ser social determina la conciencia social”.

Pero permítaseme decir que en el ser social va implícito (dialécticamente) parte de la conciencia social resumida en una falta de fe en la necesidad de contar con valores morales. Esto lo proporciona la religión.

Conozco universitarios de éxito que no creen en la existencia de Dios, gente muy valiosa para la sociedad que sin título universitario tampoco practica ninguna religión. El hecho de que muchos jóvenes caigan en las drogas es debido a la sociedad en que vivimos. Pero la falta de asideros morales también es un hecho innegable en esta sociedad.

Pero lo dijo Calderón.