ERA SOLO UN MAL ROCANROLERO

Pie de la Cuesta

http://www.vayma.com.mx/image/coyuca2.GIF

    Con las palabras ebrias, amontonadas, rotas.

Haragán

Con la resolana de las dos de la tarde y por las curvas antes de llegar a La Jardín, rebasando aunque no se pueda mucho y con el pie en el acelerador aunque no se deba; de Acapulco para acá se ve el mar de Pie de la Cuesta con su playa de mariscos caros, para ricos. Pero sus ojos van empañados y en su sien resuena la canción de un perdedor.

No pasa nada. Lo que pasa es que es solo un mal rocanrolero. No se puede. En los últimos días la depresión se estacionó más de tres días seguidos y le costaba salir de ella. Estaba muy sensible. Ahora mismo lleva los ojos con agua. Suelta el volante con una mano y agarra el redbul. Ahhh. A esa gran velocidad un impacto será fatal.

Pero él le cambia la letra y grita que a esa edad un infarto sería normal. ¿Porqué los rockeros tienen que morir jóvenes? Es una ley y no hay rockero que se respete si llega a viejo.

Pero, carajo, él no es ningún joven. Es más, esto que le sucede en un joven no sería normal. Quisiera sacarse de la mente esa pinche carcajada y en su lugar dejarse llevar por el solo de guitarra de Un ladrillo en la Pared. Sí, una de Pink Floyd sería más decente que ir así con la rola de Haragán y compañía.

Se ve con su viejo sentados los dos viendo la televisión. “Mi jefe”, se dice musitándose. Un viejo que es un ejemplo de verdad. No como él que desde que nació viene cargando una carretada de fracasos. Un verdadero perdedor. Los perdedores no deberían vivir. A ver que hacían los ganadores sin uno a quien ganarle, se dice sonriendo en una mueca que quiere ser una risa y que solo queda en una mueca que se traga las lagrimas.

Pues ¿qué tomaste? O ¿qué fumaste? O ¿que te inyectaste?

¡JA! Me inyecté una pinche vida llena de mierda, se dice mientras va escuchando que en esa parte de la canción todos gritan que el no vive, muere; y que si, un descuido sería fatal. Entonces suelta el volante y lo golpea con las palmas de las manos mientras canta (grita) mi vida está en mis manos.

El saxofón va terminando su solo y la canción se acaba mientras él va riendo y llorando al mismo tiempo antes de que el auto empiece a rebotar cayendo por la barranca.

Qué paisaje tan bonito de las playas de Pie de la Cuesta se toma desde aquí. En el estéreo del carro suena la voz de Haragán invitando a Toño Lira a cantar esa rola, a esa gran velocidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s